lunes, noviembre 18, 2013

Démarrer



zarpar 
después de que el olor a nube salada
impregnó tus ojos en medio del alba,

zarpar en la urgencia
de vaciar la bodega que
rebosa olor a esclavitud y herrumbre.
y porque el corazón late vacío,
anhelante de tormenta y ventisca.

súbeme a tu navegar cual marea crecida,
quiero borra con saliva
la linea de flotación

-vigilante,
velaré e izaré con hilos de agua resistente
los sueños que no te han arrancado el rumbo-

sábeme atenta, en el remolino siniestro,
en el vendaval desatado,
en medio de un arrecife embravecido
o infringiendo con látigo flamígero
el cuello de la anguila monstruosa
que desató a dentelladas tu miedo erecto

luego de que se desborda mi latido
condúceme a dormir al pie de tu camarote,

abierta la noche
dormiré alerta, acurrucada
en las aristas de tu visión puesta en tierra firme
y después de rosar tu piel con el lustre de mi lujuria,
con lejía y sal de tu sudor,
lávame la piel aún temblorosa.
enjuaga mi boca con los restos de nuestra viscosa marejada,
frota y besa el rincón de mis caletas
en donde se encharca tu semen y flema,

lentamente, al ritmo que desciende la luz,
olvídame, atada, en el abismo que esconde el ocaso

porque es ahí donde se afianza mi locura,
entreverada en las cuerdas inmensas
que se ajustan, flexibles y sedosas
a tu bogar.

y no olvides ocultarme
de tu desvariar y sus interrogantes
donde la tierra nunca es presagio firme.







cuando abierto en 
un surco, te siembro, 
la simiente de mi locura.rt
Casi, Selva Negra.
17/Nov/2013

Imagen: B. Brandt
Letras: yguana rosa

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este Caligrama:

Crear un vínculo

<< Home

Map IP Address
Powered byIP2Location.com