jueves, febrero 23, 2012

Suspiros de agua

Bajo la ducha

cuerpo empapada en lágrimas.

Piel deshabitada. 

                                                                                                                                                                                                

M. 
H.


Estoy mirando llover
a través del ventanal,
...cómo se aceleran los pasos ya inquietos.
                                                                          (¿...Y cuántas veces
                                                                            se habrá repetido
                                                                            esta escena?)
Con vigorosa furia
parece reclamar el aguacero,
a los empapados andantes,
el que no aprecien su presencia que revitaliza.
                                                                          (Surge en boceto,
                                                                            mi escena ideal de luz
                                                                            y sombrío azul.
                                                                            Con tenues pinceladas 
                                                                            de acuarela y paseantes.
                                                                           
                                                                            Corremos húmedos
                                                                            manos entrelazadas    
                                                                            sobre los charcos...)


Es atronador el abrupto y centelleante alarido
entre el denso gris del nubarrón
que sin ojos y sin manos 
danza y muta entre el aliento del viento
parece reflexivo, gritar: 
-¡Ya nadie aprecia el milagro del ciclo del agua!
                                                                         (Bebo un chai entre este 
                                                                          tronar y la lluvia, fluir
                                                                                 de imágenes, tú...)


Al fondo declina,
ante la presencia opuesta
de donde surge oscura la noche,
una nube patentemente sonrosada...
Sólo anhela seguir al sol que se aleja lento,
omnipotente.
Y aún cuando ella sabe que vuela,
nunca se compararía con ese su fugaz vuelo...,
y llora sin agobio
con su natural, casi casual, llover
...sí trémula por la sorpresa
con que la impacta
nuestro envilecido deambular,
ególatra divagar indiferente
al latido de la vida.


¿A quién le importa que los delfines sigan libres...?
                                                                       (No me sorprende
                                                                        descubrir que surge
                                                                        llanto silente
                                                                     por mi rostro..., mientras en
                                                                        el cristal palpita agua.
                                                                           
                                                                        Rítmicas gotas,
                                                                        como canto a tu ausencia,
                                                                        en la tormenta.
                                                                           
Ahora, mientras ella más observa,
más llueve
pues un tornado le ha prestado
su viejo ojo empolvado, seco
y constata como hemos masacrado
en largas tajadas de asfalto
la carne viva de la tierra...
Mira la corriente casi interminable del tráfico
ávido de combustible
que mutila montañas, lagunas o valles...
con su intermitente corriente,
que se cree alegoría de luces 
rojas, amarillas, azules o blancas...


Derrama grandes, largas gotas 
fatigada no se da a basto
para desembarrar 
las manchas de aceite y grasa en las hojas.
                                                                          (Afuera llueve


                                                                           noche no terminas...


                                                                           La cama no huele a ti)


Casi amanece en el desierto
el curioso rocío en su besar infatigable
despierta como con un baño ligero 
a la población entera de coloridas rocas 
deposita sobre cada espina del mar de cáctaceas
cientos de gotas diminutas
que,esplendidas, reflejan el perfil anguloso de la luna...
El desierto las beberá en sorbos densos 
y las preservará en sus entrañas
antes de que vuelen abatidas de calor
a amamantar el cuerpo sediento
de una naciente nube...,
que lloverá mares.


                                   Y, quizá, otro día
                                   veré la lluvia a través 
                                   de algún ventanal...


Sobrevive el olvido.rt
22 de febrero 2012, San Luis Potosí


Fotografía: Katarzyna Szczodrowska
Letras: yguana rosa


http://www.youtube.com/watch?v=FesOJcFvzaY&feature=fvsr



5 Comentarios:

Blogger Campanilla dijo...

Me admira tu forma de escribir, tan lindo y original poema. Besos.

4:52 p. m.  
Blogger TORO SALVAJE dijo...

Has elevado la lluvia a la categoría de Diosa.

Besos.

1:02 a. m.  
Blogger yguana rosa dijo...

¡Muchas gracias!
Me da tanto gusto que podamos comunicarnos, al menos un poquito, en este "cibermundo"...
Abrir una grieta en el "mundo real" que nos permite decirnos en esta comunicación silenciosa...
Me agrada pensar en que esto es algo revolucionario.

Muchos saludos en un gran abrazo Campanilla, TORO.

1:47 a. m.  
Blogger soy... dijo...

Pero que buen poema, que denso en palabras, y que reflexivo.

Saludos.

8:53 p. m.  
Blogger yguana rosa dijo...

¡Ahogos cóncavos
en mirar convexo...,
como intento
de trasmutar obsesiones...?

Saludos.

7:27 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este Caligrama:

Crear un vínculo

<< Home

Map IP Address
Powered byIP2Location.com