viernes, noviembre 18, 2011

Cuenta Cuentos III

Mar y cielo.
                                Se encuentran allá, lejos.
                                                                                          Eterno beso.
M. H.
Mi casa no tiene paredes ni puerta
es una casa de aguademar.
Y llegas vital a ella, 
mientras duermo sobre un blando lecho de posidonias,
la alfombra verde amarillenta
es una capa gruesa de aceitunas de mar,
que amortiguó tus leves pasos,
me tomaste entre tus brazos
y me llevaste atravesando arrecifes
hasta la superficie a navegar.

Se encontraba listo y no a la deriva
tu poderoso birreme,
al olor picante a marea y a madera exótica
mientras me posaste sobre cubierta
desperté, pegada a tu pecho...
Lejos quedó mi morada... de aguademar.

Incorporada y en la baranda
desde donde podía divisar lejana y mínimizada
la violacía cordillera divisoria
entre el agua y la cúpula celeste.


De pie desde la plancha
me sentí viva y acróbata
parecía como si caminara
por delgadas cuerdas de agua
que se extendían hacia la popa limpiamente
al incurrir tu quilla surcando las olas
tu poderosa proa determinada me regaló 
infinitas lineas de agua.
El viento y tus gritos
mojando mi cara golpeaban 
sentía la sangre en caballos
galoparía hasta Itaca...

Nunca cerré los ojos ¿Cómo...?

Sólo corríamos en mi sorpresivo gozo
y todo fue navegar...



Sorprenden las sombras.rt
18 XI, 2011. Uruapan

Fotografía: Piotr Niewinski
Letras: yguana rosa


2 Comentarios:

Blogger TORO SALVAJE dijo...

Una navegación deliciosa.
La tuya y la de leerte.

Besos.

9:44 a. m.  
Blogger yguana rosa dijo...

Gracias, TORO.

¡Feliz inicio de semana! Muchos saludos.

4:32 p. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este Caligrama:

Crear un vínculo

<< Home

Map IP Address
Powered byIP2Location.com