viernes, septiembre 22, 2006

Romance


Aquella noche serena
que pasamos junto al río,
dejó en mi alma puñales
como claveles heridos.
La luna que nos miraba
bostezaba en el hastío
llena de amores fugaces,
llena de penas y ríos.
Tu cuerpo de luz y nacar
me envolvía urgido
y en el temblor de tus pechos
hallé calor y abrigo.
Te entregaste a mis manos
que recorrían tus caminos,
la oscuridad de la noche
cubrió nuestro desvarío.
*
Ay, cuánta noche callada,
ay, cuánto amor escondido,
ay cuánta luz oscurece
el triste semblante mío.
*
Y el resplandor de la luna
que contemplamos unidos,
dejó en mi alma puñales
como claveles heridos.
**
*

Imagen: Sandra
Romance: luis david

3 Comentarios:

Anonymous Ícaro dijo...

Ni porque blogger se tragó mi comentario he perdido la sonrisa que me provocó este post. Hermosísimo, ya es uno de mis favoritos.

Felicidades a ambos.

1:15 p. m.  
Blogger Luis David dijo...

Gracias Ícaro:

La verdad es que me gusta mucho la obra de Sandra y me gusta compartir su luz.

un abrazo

1:49 p. m.  
Blogger SANDRA SANDOVAL dijo...

tambien es uno de mis favoritos

gracis luis

tqm

12:42 a. m.  

Publicar un comentario

Enlaces a este Caligrama:

Crear un vínculo

<< Home

Map IP Address
Powered byIP2Location.com